lunes, 24 de febrero de 2014

Camping Ametza. Primer destino


No sé vosotros, pero yo, cuando me compro algo, estoy deseando estrenarlo. Así nos pasó también con nuestra caravana. La compramos de segunda mano en septiembre de 2013 y a los dos días ya estábamos de camino a la costa. Nos encanta la playa y lo más cercano a Pamplona era Hendaya así que localizamos un camping y allí fuimos de estreno.




El Camping Ametza está en lo alto de una colina a pocos metros del mar, aunque no tiene vistas y hay una cuesta considerable para subir. El entorno del camping está fenomenal y tienen una estupenda piscina climatizada que ayuda mucho a quitar la pereza. 


Desde el camping se baja a la playa en 5 minutos a pie y es un paseo agradable. También merece la pena la cornisa, un sendero que bordea el mar por encima de los acantilados. Una maravilla de paisaje.

El camping tiene los baños muy limpios y también duchas y lavandería. En la época en que estuvimos nosotros tenía algunos servicios cerrados, como por ejemplo la tienda y el restaurante, pero la verdad es que no los echamos de menos. En Hendaya, en la zona del Serge Blanco, hay un mercado tradicional los sábados en los que podéis comprar productos locales. 


El personal del camping fue muy amable y eso que llegamos justo en el momento en que cerraban para comer (12:00) nos invitaron a entrar, acomodarnos y pasar después por recepción a hacer el check-in. También nos permitieron quedarnos el domingo hasta después de comer, al ser temporada baja. Lo cierto es que se agradecen estas atenciones. Sin duda volveremos en cuanto abran. Sus fechas de apertura son de Semana Santa a finales de septiembre. El camping pertenece a la cadena Airotel, que es una garantía, tiene también bungalows y una amplia zona de juegos con hinchables para niños.